Escueta guía de SALVADOR DE BAHÍA

Escueta guía de SALVADOR DE BAHÍA

«Cidade de tanta glória»

Fundada en 1549 como São Salvador da Bahía de Todos os Santos, la primera capital do Brasil es uno de los principales destinos turísticos del país, famosa por su historia, su arquitectura, su cultura de importante influencia africana, su gastronomía y claro, también por su célebre Carnaval. Todo esto sumado a sus bellísimas playas, hacen de Salvador un destino infaltable en el itinerario de todo viajero.

La «Capital da Alegria», también llamada “la Roma negra”, lleva en su historia la marca de las culturas negras y la lucha de los esclavos africanos traídos para ser explotados en los ingenios de caña de azúcar. En la actualidad, la capital bahiana recibió el título simbólico de “Capital iberoamericana de los afrodescendientes”.

El Pelourinho es la parte más importante del centro histórico y también la más representativa. Su nombre derivaba de una columna de piedra ubicada en el centro, utilizada como instrumento de castigo y tortura hacia los esclavos que trataban de huir. Ubicado sobre una colina que se eleva de manera abrupta casi cien metros desde la costa, sus típicas construcciones de estilo barroco-colonial le valieron el título de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

El barrio de Curuzú, que forma parte del famoso barrio Libertade,  es el que concentra la mayor de población de raza negra de Salvador, y cuna del mejor y más antiguo Bloco AfroIlê Aiyêe, un impresionante grupo de percusión y tradición africana.

El bohemio barrio de Río Vermelho, a unos 20 kilómetros al sur de Salvador, se ha vuelto muy popular en los últimos años, convirtiéndose en un punto interesante de la movida nocturna de la ciudad. Si bien no se destaca por sus playas, su paseo costanero tiene mucha actividad, y es interesante el movimiento que se genera cuando el Largo de Santana y su plazoleta rodeada de bares se llenan de mesas al aire libre.

Acarajé de Dinha en la plaza del Largo de Santana

Esta parte de Río Vermelho es también llamada Largo da Dinha en homenaje a la fallecida bahiana cuyo acarajé era y es, uno de los más famosos de Bahía. Río Vermelho tiene varios atractivos imperdibles que la vuelven famosa. Además del Carnaval en febrero, el día 2 de este mes su playa principal se viste de blanco para celebrar la Fiesta de Yemanjá, la diosa del mar. Es la celebración más grande y más famosa de este día en todo Brasil; y es la ocasión ideal para sumergirse de lleno en la tradición y la cultura afroamericana de la ciudad.

MUSICA EN BAHÍA

Salvador goza de una historia y una cultura musical importante e influyente a escala mundial. La diversidad de opciones es increíble: el Axé sea tal vez el ritmo más popular, en el interior adoran una versión del forró llamada arrocha, los grupos de percusión africanista retumban por las calles empedradas del Pelourinho, y no faltan lugares donde escuchar reggae, el emergente rock bahiano, forró de calidad, buen MPB, Bossa Nova y Jazz, y todas las fusiones entre estilos imaginables.


QUÉ VER

– El Pelourinho concentra una cantidad enorme de edificaciones barrocas, más de 300 iglesias, museos y otros monumentos, entre los que destacamos la Catedral Basílica, la Iglesia y Convento de São Francisco, la Igreja Nossa Senhora do Rosario dos Pretos, construida totalmente por esclavos africanos, y la única que permitía el ingreso a los negros durante la época colonial; el Museo de Arte Sacro, el de Arte Moderno, y la Antigua Facultad de Medicina, primer establecimiento de ese género en Brasil.

– Mercado Modelo, reúne casi 300 puestos donde comprar artesanías locales, o deleitarse con lo mejor de la cocina bahiana en sus bares y restaurantes.

– Praça del Pelourinho y balcón de Michel Jackson. Esta preciosa plaza fue uno de los escenarios donde el ídolo pop grabó el videoclip de su memorable canción “They don’t care about us”.

El Elevador Lacerda, un ascensor público de 72 metros de altura, construido en 1873, que conecta la ciudad alta con la zona portuaria, a nivel del mar. El ascenso y descenso en sus cabinas permite disfrutar de las mejores vistas de la Bahía de Todos los Santos, típicamente salpicada de barcos de todo tipo.

La Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim, uno de los templos más importantes de la ciudad, considerada un ejemplo de fusión entre las religiones africanas y católica, ubicado en una colina a pocos kilómetros al norte de la ciudad de Salvador.

el Farol y la fortaleza da Barra, en el barrio de Rio Vermelho, nos brindan un poco de cultura marinera y mucho de la historia de la ciudad.

– Playas y atardeceres:   Yendo hacia el sur del Salvador, siguiendo la línea costera de la Bahía de Todos los Santos, y luego subiendo por la costa Atlántica, encontramos varias playas como Barra, Ondina, Rio Vermelho, Amaralina, Pituba o Armação. Sin embargo, las mejores playas se encuentran en las afueras de la ciudad, entre las que contamos ItapoÃ, Praia do Forte   e Imbassai, o la vecina isla de Itaparica.

Itapuà  es un tranquilo barrio pesquero, donde todavía los vecinos se sientan en la vereda a ver la puesta del sol. Por las mañanas bien temprano y también en las tardes, la actividad de los pescadores se convierte en todo un espectáculo. Entre otros atractivos naturales, Itapuà cuenta con la famosa Laguna de Abaeté. Praia do Forte, a 80 kilómetros de Salvador, es una de las playas más bonitas del estado de Bahía. Arenas doradas, mar turquesa y un encantador santuario de fauna marina. Poco después encontramos las playas de Imbassai, ideales para los practicantes de surf y otros deportes acuáticos. Son casi diez kilómetros de playas anchas donde se asienta una reserva con una gran variedad de fauna.


QUÉ HACER

Infaltable un recorrido por las callecitas empedradas del Pelourinho dejándose guiar por el sonido de los tambores que nos regalan esos sensacionales ritmos africanos, descubriendo por uno mismo detalles en cada rincón.

Deleitarse con un aperitivo y cena en la costanera de Rio Vermelho, disfrutando de su movida nocturna, llena de locales, bares y restaurantes. Imperdonable no probar el acarajé de Dinha en el Largo de Santana.

– Ver la puesta del sol desde Farol da Barra, una muy tradicional playa de Salvador, célebre por sus magníficos atardeceres.

– Asistir a uno de los ensayos de Olodum en el Pelourinho, o incluso ir a ver al bloco Ilê Aiyê al Barrio de Curuzú, y sentir como el ritmo se te mete en la sangre. Ambos cobran el ingreso, que ronda entre los 10R$ y 30R$.

«La Viagem de Bomfim», o Fiesta del Lavado, es una celebración anual en la que cientos de bahianas vestidas en sus trajes típicos, luego de una larga procesión desde la Igreja da Conceição da Praia, vacían sus jarras de agua aromática sobre la escalinata principal de la Iglesia, lavando cada uno de sus escalones; y sobre la cabeza de los fieles en un ritual de fe y esperanza. Tanto ahí como en los alrededores se encuentran permanentemente bahianos que ofrecen a los turistas las coloridas cintas del Señor de Bonfim, que tienen el poder de conceder los deseos a sus portadores. Estas cintas deben atarse a la muñeca con tres nudos y dejarse hasta que se rompan de manera natural. Recién entonces el deseo se cumple.

– La Fiesta de Yemanjá se celebra cada 2 de febrero, cuando los adeptos al Candomblé le rinden homenaje a la Reina del Mar, llevándole ofrendas que se depositan en las playas de Rio Vermelho.

– El Carnaval de Salvador de Bahía es, sin duda el acontecimiento más destacado del año. Siete días de música, baile y grandes artistas que dan vida a la Maior festa da Rua do Planeta.

Lo que hace especial a esta ciudad es tanta riqueza cultural, resultado de haber tomado lo mejor de todo lo que pasó y desembarcó en su enorme bahía.

 

DÓNDE COMER

No dejes de deleitarte con la cocina bahiana. Los puestos en la calle, los bares, chiringuitos de playa, restaurantes e incluso el segundo piso del Mercado Modelo son los lugares ideales para encontrar algunos de los platos típicos como moquecas, casquinhas de siri, cocadas, farofa, el infaltable acarajé, salgados (especie de sandwichs), zumos, helados y sorbetes de frutas tropicales.

El precio de un acarajé en Salvador varía entre 4R$ y 6R$.


DÓNDE DORMIR

La mejor opción para alojarse es en el barrio Rio Vermelho, donde se consiguen precios más accesibles y las cortas distancias que lo conectan con el resto de los puntos de interés se cubren fácilmente en bus o moto-taxi.

Otra alternativa es hospedarse en el Pelourinho, eligiendo con cuidado que la zona no sea muy alejada de las vías principales. Atención, porque durante prácticamente todo el año es temporada alta en Salvador, y en Carnaval es casi imposible encontrar alojamiento si no se reserva con meses de anticipación.

Mi recomendación es el Hostel Sopro de Iemanjá, que tiene toda la onda y una ubicación inmejorable.


CÓMO LLEGAR

Por aire: Salvador tiene uno de los aeropuertos más conectados de Brasil, con rutas a todos los puntos del país y varias rutas que conectan con el resto del continente y del mundo.   El aeropuerto queda a 25 km, y para llegar tenemos dos opciones: EnTaxi   se tarda unos 40 minutos y pueden cobrar entre 75R$ y 120R$. Traten de negociar con el taxista y acordar el precio de antemano. En Autobús el viaje dura algo más de una hora y dos empresas realizan el trayecto, CentralRio Vermelho. Ambas hacen el recorrido Aeropuerto – Praça da Sé pasando por La Barra. El billete cuesta 6,40R$ y las salidas son frecuentes hasta las 22.00.

Por tierra:   Desde Río de janeiro: entre 24 y 32 horas de viaje en bus son necesarias para llegar. Compañías como Kaissara o Águia Branca cobran un ticket que cuesta unos 82€.

Desde Fortaleza: Una única salida diaria con la Compañía Viaçâo Penha. El ticket cuesta alrededor de 220R$ y el tramo toma 20 horas para llegar.

Desde Natal: Con las compañías Gontijo y Catedral Turismo. 21 horas de viaje y precios que oscilan entre los 40 y los 85€, dependiendo del servicio escogido.

 

One Reply to “Escueta guía de SALVADOR DE BAHÍA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *